lunes, 6 de febrero de 2012

En defensa de la familia patriarcal


La familia humana es una unidad en la que cada miembro tiene un papel. Ya expliqué como al igual que los machos de cualquier especie con fertilización interna y cuidado paternal de la descendencia, el hombre exige fidelidad de la mujer y esta le exige compromiso y medios para la crianza de los hijos. He mostrado como los los padres reprimen las tendencias cortoplacistas de los niños, por ejemplo, atiborrarse a dulces o el pandilleo o el sexo juvenil diseñadas para una vida corta y llena de incertidumbre, y,  de no hacerlo asi, desarrollarán esas tendencias.

Observando las distintas formas en que los padres  y madres juegan con sus hijos se observa que las lecciones que enseñan  padres y madres son muy distintas. Las madres por lo general moldean sus sentimientos hacia los seres queridos mientras que los padres, por el contrario, suelen ponerlos a prueba. Para un psicólogo evolucionista  Los juegos de peleas o persecuciones que practican los padres con los hijos, y estos entre si, son claramente un entrenamiento para la peleas realies o para la huida de depredadores. Los miedos infantiles nocturnos a los monstruos, que comienzan precisamente a la edad en que los  niños son capaces de huir, son una consecuencia de la gran mortalidad infantil por depredación hasta tiempos recientes. Las cosquillas hacen efecto precisamente cuando se hacen en las zonas mas vulnerables del cuerpo ante dentelladas o garras. Aprender a zafarse de las cosquillas de papá es aprender a zafarse de agresores o depredadores. Son rasgos del pasado, o no tan del pasado, cuyo ejercicio meduiante el juego con el padre, es fundamental para la autoconfianza de los hijos y para que se sientan protegidos. Pero además el padre  impone pruebas mas serias que les exponen a las crudezas de la vida en un entorno seguro. Un padre que castiga duramente a un hijo que no se esfuerza está adelantando al hijo un castigo que de otro modo la sociedad le infringirá mas duramente y demasiado tarde para corregirlo. Es muy dificil que una madre pueda poner entre parentesis su amor maternal para realizar esa parte amarga de la educación, tan necesaria.

Actualmente, La tragedia es que el padre, estigmatizado por la sociedad femiinista, se ve forzado a  renunciar a su función. Y eso tiene consecuencias amplias dentro de una lógica inexorable  de la psicología masculina que niega al compromiso cuando se le niega su papel.  Por ejemplo, hay indidicios de que la impotencia sexual es un mecanismo de defensa.  Suspendiendo el intercambido sexual  aún a su pesar, el hombre se asegura de que el no es el, sino otro, el padre de un potencial hijo de esa mujer que no le ofrece confianza. Asi evita el tremendo coste evolutivo de criar el hijo de otro. No es extraño que ese automatismo surja cuando el hombre pierde la autoconfianza. Por ejemplo, cuando éste está enfermo o en paro o ante la mujer “liberada”. Tampoco es extraño que el problema se agudice el épocas de crisis económica en esta sociedad tan destruida en todos los sentidos.

6 comentarios:

  1. ¿Defendiendo el patriarcado?

    Seguro que te encanta esto.

    La moda es la moda, oye.

    ResponderEliminar
  2. El juego es sin duda una preparación para la vida adulta. Lo de las cosquillas, en efecto, sugiere lo que apuntas. No se me había ocurrido que fueran las zonas de las cosquillas las más expuestas al mordisco depredador, pero el hecho de que las cosquillas sean un juego-entrenamiento para enfrentamientos con coespecíficos o atacantes de otras especies me suena haberlo pensado o leído u oído con anterioridad. Los leoncitos también juegan, y se atacan unos a otros en simulacros de depredación. Nosotros tenemos además otros juegos en los que se ponen en funcionamiento mecanismos de coordinación de grupo para enfrentarse a otros grupos (fútbol, baloncesto....) y normas (las normas del juego nos preparan para aceptar las normas que habremos de acatar en la vida adulta, las normas del grupo).

    Creo que por cómo ha evolucionado la cultura, -no, obviamente, la naturaleza-, la defensa del patriarcado es un anacronismo condenado a la extinción memética. Tienes valor al defenderlo. Por algo te haces llamar Memetic Warrior.

    ResponderEliminar
  3. Por cierto, y perdona por tanto comentario. Mi hijo tiene 7 años recién cumplidos y una larga temporada ya a sus espaldas de terrores nocturnos. Es curioso que cuando le pregunto que "soñaba" me habla de monstruos que le atacaban.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. http://dosminutos.neoprogs.com/2012/02/tengo-un-amigo-que/

      Eliminar
  4. Interesante post este que nos traes. Me gusta definir al feminismo como el instrumento ideológico de reingeniería social más letal para las sociedades avanzadas. En referencia a tu escrito, el feminismo como ideología sexista que es, ha tenido desde sus inicios algunos objetivos muy claros.

    El primero ha sido la expulsión del padre del ámbito doméstico. Hecho que jurídicamente ha conseguido en los países desarrollados de occidente con sus hembristas leyes de divorcio desde hace ya casi un siglo. El padre en el ámbito doméstico no tiene derecho alguno, ni sobre sus hijos, ni sobre su vivienda, y como consecuencia, tampoco sobre una parte importante de su salario, pues en caso de separación, también se verá obligado a pagar además del piso en el que no vive, una pensión compensatoria y otra de alimentos a unos hijos que en no pocos casos ni siquiera le dejan verlo. Es decir, el feminismo ha conseguido para todas las mujeres que el matrimonio sea la fórmula ideal para apropiarse del patrimonio de los hombres. ¡Puro hembrismo!

    Pero no sólo el feminismo es un instrumento de reingeniería social contra la media humanidad masculina. El feminismo se vanagloria de su transversalidad social en todos los grandes movimientos políticos del momento. Así por ejemplo, es el mejor aliado del ecologismo a través de sus leyes del aborto libre, y apoyo incondicional a los abortos eugenésicos y a la eutanasia de los ecologistas. Y la verdad es que su éxito es también en este campo clamoroso. No hay más que recordar que destruida la paternidad en el ámbito doméstico, vemos como la maternidad se autodestruye (bien las mujeres no quieren tener hijos, si quedan embarazadas los abortan en un número cada día mayor e incluso y lo que es peor, no dejan de aumentar el número de madres que los asesinan una vez nacidos). Ya sabes, para un ecologista de pro, el mayor enemigo de la naturaleza es la humanidad... y ante este peligro acude raudo el feminismo haciendo posible que cada vez seamos menos. En algunos territorios como es el caso de Europa y muy concreto España, se habla ya de un claro suicidio demográfico. En las próximas dos décadas comenzaremos a pagarlo muy caro.

    Pero el problema mayor que ha creado el feminismo a las sociedades avanzadas, no es que haya destruido a la familia patriarcal, es que la ha desnaturalizado, ya que ha través de su hembrista dogma de “los hijos son míos y del estado” (pues el feminismo es socialista en el sentido más perverso del término) ha convertido a la sociedad en una gran familia patriarcal en donde, no el varón, sino el estado, es el patriarca de todos los hijos una vez marginados los padres biológicos. En este objetivo han ido avanzando lenta pero inexorablemente. Primero negaron a los hombres que su paternidad tuviera igualdad alguna de derechos con la maternidad; posteriormente les expulsaron no sólo de sus casas (repudio) sino de sus familias, alejándoles de sus proles; después les negaron el concepto de padre imponiendo el de progenitor A/B... pronto nos cambiarán los apellidos por un código de barras.

    Ni el fasciosocialismo ni el fascioecologismo hubiesen llegado tan lejos en su reingeniería social estatista y suicida en las sociedades avanzadas sin la tranversalidad sociopolítica del feminismo. Los efectos en las sociedades más avanzadas y libres del mundo están siendo letales, pero a ello hay que unirle el poder mediático que el feminismo tiene para ocultar dichos efectos letales, al tiempo que dicho poder mediático lo usan para adoctrinar a la sociedad en sus dogmas.

    El feminismo sólo tiene un pequeño talón de Aquiles, los hombres estamos despertando ante la estigmatización hembrista que nos inflige y las mujeres, se están percatando cada día más que esta ideología les ha robado sus voces.

    Feminismo = Fascismo

    Pablo el herrero

    ResponderEliminar
  5. Muy buen texto y muy buena respuesta la de Anónimo. Yo ya lo había pensado de ese modo antes, el feminismo institucional busca hacer que el estado sustituya las funciones del hombre dentro de la familia para que la mujer tenga todos los beneficios de tener un "esposo" sin que ellas tengan que retribuirles nada a un esposo por ello. Es una de las bromas socialdemócratas que ya está bien establecida en paises que nos llevan la delantera en feminismo como Suecia; los hombres solteros o divorciados pagan muchísimos impuestos al estado para que éste pueda financiar a las madres solteras y divorciadas, para que éstas no necesiten de los hombres más que cómo una diversión. Increíble la posición de los hombres, que son succionados económicamente por el estado para ser perjudicados en más de un sentido. Ah y se me olvidaba la forma en la que son vistos: "hombre sueco = mariconazo despreciado por sus propias mujeres"

    ResponderEliminar