viernes, 21 de mayo de 2010

La burbuja interior: ¿que nos ha pasado?


......

Nuevamente, en los últimos años nos hemos lanzado a comprar pisos con los préstamos baratos que indirectamente daban los bancos centrales. La entrada de China en el mercado mundial nos ha permitido adquirir ordenadores, aparatos de aire acondicionado, muebles... a la mitad o la tercera parte de los precios anteriores. Con la revalorización ficticia de nuestras propiedades y el abaratamiento de productos, nos hemos creído ricos. Los bancos centrales occidentales consentían la fabricación de dinero en forma de préstamos porque la cesta de la compra no subía. Como Revilla en los años 80, hemos cerrado todas las actividades productivas que no rendían lo suficiente, sobre todo ahora que competían con los asiáticos. Hemos cerrado las zapaterías y hemos creado negocios al socaire de esa competencia como restaurantes, inmobiliarias, agencias de viajes, spas... para dar servicio a esa nueva clase de ricos virtuales, nosotros.

Ahora, toda esa gran masa de dinero creado se desvanece entre los cascotes de inmuebles y urbanizaciones a medio construir y esos negocios de lujo creados por la euforia han de cerrar o adaptarse a la nueva situación. La rigidez extrema de la legislación laboral hace que eso no pueda conseguirse sin mandar a millones de personas al paro. Curiosamente, incluso los bazares abiertos hasta las 11 de toda la vida, que los vecinos de Madrid cerraron para dedicarse a hacer restaurantes de 5 tenedores, resurgen de la mano de los orientales.
......

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada