domingo, 4 de julio de 2010

La política como ciencia sobre el orden social



(discusión aqui) Alberto G. Corona expuso su teoría sobre la sociedad moderna, bajo un punto de vista exclusivamente naturalista y darwiniano.

Aplicando la teoría de la selección multinivel , el modelo de Corona hace una curiosa mezcla del modelo organicista de los totalitarios y el modelo abierto de los liberales. El autor reclama este modelo como justificación de una ideología liberal-conservadora en la que el elemento organicista juega el papel conservador. La cerrazón del modelo organicista se salva apelando al papel único e imprescindible de los procesos darwinianos para la creación de información valiosa para el éxito de la sociedad.

El proceso darwiniano opera por una reiteración de ciclos de variación y selección con transmisión de información entre iteraciones. El papel de la libertad- responsabilidad es la transposición a escala individual de ese ciclo de variación-selección social que Corona ve allí donde se crea información útil para la vida: tanto en los mercados como en la ciencia, la politica, los deportes, las artes etc.

El papel de las instituciones establecidas es organizar de la forma más óptima posible esos subsistemas de variación-selección y transmisión de información para que el rendimiento social sea máximo. Ahí se aleja Corona del modelo liberal, al menos del modelo liberal puro que cuestiona el mismo significado del término "bien común" considerando la libertad individual por encima de todo . Corona no solo admite la existencia del bien común sino que supedita todo a ese bien común, por el hecho de que de ello depende la supervivencia de la sociedad como unidad en el sentido naturalista del término. Y de la existencia de ésta depende la existencia del ser humano.

Por otro lado, el organicismo de Corona se diferencia del organicismo con tendencias totalitarias iniciado en el biologismo del siglo XX que llevó al nazismo y al socialismo. Corona parece decir que la libertad-responsabilidad humana permite el éxito de las sociedades libres sobre las mas totalitarias por medio de su superior tecnología y bienestar y es una manifestación a escala social del mismo fenómeno darwiniano que permite al sistema inmunitario luchar contra los ataques exteriores y que permite la libre asociación de ideas el el cerebro para dar lugar a ideas creativas. Por tanto la libertad-responsabilidad es imprescindible para la supervivencia de la sociedad.

Corona da algunos ejemplos de sistemas de supresión de conflictos a escala social, tanto preventivos como paliativos. Son instituciones como la religión, el patriotismo, el sentido moral etc. y los compara con otros sistemas de supresión a distintas escalas biológicas. Compara asimismo mecanismos de arbitraje interno para los subsistemas de la sociedad que generan utilidad y bienestar: los mercados, la politica, las artes etc. y compara sus distintas reglas, mostrando que las consideraciones morales o éticas establecidas tienen un sentido utilitario orientado al rendimiento social.

El lado oscuro, el conflicto, se deriva de la teoría de la misma selección mutinivel. Ya que cada unidad de evolución está formado por subunidades que han competido en el pasado y compiten entre si en el presente. La unidad mayor se forma cuando existe un sistema de supresión de conflicto. Pero el conflicto interno subsiste a todos los niveles ya que la prevención y supresión de conflictos tiene costes altos que comprometen el éxito de la unidad natural, en este caso la sociedad, en otras actividades. Así las sociedades que invierten menos en supresión de conflictos y lo hacen con éxito, triunfan sobre las demás. El fracaso del Comunismo puede entenderse entonces como una organización social que está tan alejado de la comprensión de la naturaleza humana y de su origen y motivación darwiniana, que tanto sus costes de supresión de conflicto por medio de la violencia y la consiguiente eliminación de la libertad como la supresión de creatividad que esa supresión de libertad causó, fuerón letales para su supervivencia.

La pregunta es ¿Sirve este modelo para explicar la evolución de sociedades con nombres y apellidos como la nuestra o solo es un modelo teórico con alguna relación mas o menos intelectualmente placenteras con la realidad?. ¿Que relación tiene este modelo extraño , esta vista "desde fuera" de la sociedad con el estudio de lo humano a la manera "clásica"? . El modelo de Corona es un modelo amoral de competencia cruda entre sociedades donde la libertad y la colaboración tiene un sentido en cuanto es eficaz para vencer en esa lucha por dominar el entorno, para la satisfacción de necesidade internas y para hacer un uso utilitario de otras sociedades. La misma existencia de valores universales como la dignidad, la igualdad ante la ley etc las deriva de la lógica de ese proceso crudo darwiniano.

Me he topado con un libro de Voegelin en la feria del libro "La nueva ciencia de la Politica". Ya he hablado sobre Voegelin en otras ocasiones. Voegelin es de formación que llamaríamos estrictamente "clásica" y aborda el estudio de la politica y la evolución política siguiendo un método aristotélico. Su crítica demoledora del positivismo y sobretodo sus hallazgos, particularmente el problema del concepto de representación en politica no deja para mi dudas sobre la efectividad de su método para entender la politica. Voegelin hace un estudio sobre la naturaleza de la representación bajando en nivel de profundidad, partiendo desde la opinión de la calle (opinión "doxa") sobre la noción de gobierno representativo y lo contrasta, siguiendo el método aristotélico con casos particulares como el régimen soviético. La URRS tenía sobre el papel, las mismas intituciones que la opinión pública diría que debe tener un sistema representativo: un parlamento, una constitución de redacción impecable, elecciones etc. Ante las objecione comúnes, por ejemplo el régimen de partido único, Voegelin responde con otras críticas a su vez, por ejemplo, ¿cuantos partidos se necesitan? ¿ es un sistema bipartidista no reprensentativo? Por otro lado, Algunos teoricos de la politica han opinado que para que un sistema pueda ser representativo, todas las fuerzas votadas deben en realidad tener las mismas ideas básicas o no puede haber tal goberno representativo, mientras que otros opinan lo contrario. Los bolcheviques opinaban que la representación debe ser del pueblo y no de ningun interés particular por lo que el pueblo estaba representado si solo los bolcheviques estaban en el poder y ningun otro partido más.

Todas estas objeciones planteadas mediante este método crítico sirven a Voegelin para llegar a la definición, al nucleo a la "esencia" en términos filosóficos de la representación y es aquello que de facto habilita a cierto grupo para la acción mediante la concesión del poder a ciertas personas cuyas decisiones pasan a ser ejecutivas y no meros deseos. La ejecución de las decisiones de esas personas se basan en unas creencias lo suficientemente persuasivas como para que se obedezcan. Este complejo que voegelin llama "energías existenciales " habilita a la unidad política como sujeto histórico. Si no hay representación, el grupo humano no existe en la historia y viceversa. A partir de aqui, hace un magistral recorrido a través de la historia y las creencias que hacen posible la representación, en los cuales la religión juega un papel fundamental.

Si la revolución sovietica hubiera triunfado, estaría claro que viviríamos en una realidad que incluiría sus propias creencias sobre la representación, pero el fracaso de socialismo es un efecto de lo que Voegelin llama estructura de la realidad, contra la la que el socialismo atenta. Voegelin pretende comprender la estructura de la realidad utilizando ese método crítico.

Una de las conclusiones a la que llega estudiando la historia de las ideas y creencias occidentales es la progresiva tendencia a materializar (inmanentizar) la noción cristiana de salvación. Esa inmanentización se lleva a cabo mediante la adjudicación de un sentido a la historia. Para Voegelin, como para los cristianos de principio del medioevo, la historia no tiene sentido alguno, la historia no iba a materalizar nigun cielo ni la sociedad en la que vive es la elegida para facilitar el advenimiento de un mundo mejor. Los grupos humanos nacen, se expanden y desaparecen, sin más. El primer grupo revolucionario, los puritanos ingleses, pretendian crear en la tierra el orden en los cielos de Dios. La revolución Francesa pretendia la libertad y la igualdad y la fraternidad y la soviética, la conversión de los humanos en Dioses. Hitler pretendía lo mismo para una parte de la Humanidad. A cada nueva etapa, mayor radicalismo. Voegelin ve en los movimientos politico-religiosos revolucionarios una actitud, una organización y unos métodos comunes, que asimiló a los antiguos gnosticos.

En resumen tanto el gnosticismo antiguo como los movimientos revolucionarios niegan la estructura de la realidad. Los gnosticos antiguos lo creían literalmente, ya que creian que el mundo (y las instituciones sociales) eran obra del diablo. Para los gnósticos, revolucionarios hay una realidad más allá de un velo de la realidad visible, que se abre mediante la gnosis, o el conocimiento oculto que dominan los antiguos iluminados gnosticos, ahora llamados intelectuales. El mayor enemigo del conocimiento son las instituciones establecidas que tienen como misión ayudar al mal para que el velo permanezca echado. Un punto de vista tentador y complaciente, porque el paraiso está al alcance de la mano y solo hay que liquidar a unos cuantos para conseguirlo...

¿Como contestaría Alberto G. Corona a esa evolución histórica desde su teoría? Diría algo así como que la sociedad como unidad viviente participa de la evolución, que es un fenómeno ciego, sin sentido propio. Todo sentido es interno a una sociedad y existe mientras sobrevive ésta. No hay un fin de la evolución ni el ser humano como ser vivo ha nacido para ser feliz y mucho menos la sociedad en su conjunto. Las sociedades humanas, como todos los seres vivos, permanecen y permaneceran siempre en lucha contra el entorno, con sus conflictos internos y los conflictos con otras sociedades. Esa es la estructura de la realidad material. Las instituciones sociales muy al contrario de poner un velo sobre una realidad mejor, ponen una barrera sobre una realidad peor, porque son vitales para arbitrar y suprimir conflictos, que destruirían en orden social. Los gnosticos antiguos y modernos son organizaciones parásitas internas a la sociedad que han utilizado las lejanas promesas cristianas como promesas inmediatas con el objeto de aumentar su poder como sectas dentro de la sociedad a costa de baños de sangre. En el camino la sociedad ha cambiado por efecto de esas heridas, algunas veces absorbiendo algunos elementos para su bien, como las células del cuerpo incorporan a veces el genoma de algunos parásitos, pero los efectos han sido en general devastadores. Como la trampa no puede repetirse, los señuelos han tenido que ser cada vez distintos y mas potentes, las revoluciones, más cruentas y los fracasos, más desastrosos. Como dice Voegelin, la meta a la que lleva todo pensamiento progresista es el totalitarismo.

El pensamiento conservador le debe mucho a Voegelin y su método aristotélico. ¿Como pueden colaborar el pensamiento clásico y darwiniano? intentaré continua esto. hace un dia de sol muy agradable para levantarse y dar un paseo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada