viernes, 6 de marzo de 2015

Mi conversión


Este es el relato de mi conversión del agnosticismo a la Iglesia y a Jesucristo. Esto lo escribí justo hace un año, cuando ocurrió. Hoy lo he revisado, corregido y publicado. Bueno, aún ahora estoy corrigiéndolo. No lo publiqué antes porque tenia mis dudas sobre si las cosas heterodoxas que digo pudieran hacer mas mal que bien a la Iglesia. Pero tal como están las cosas, creo ahora que será mejor para bien que para mal.

Soy lo que se dice "de ciencias" y mi conversión tiene un fuerte componente racional. Siempre tuve un gran respeto por la fe cristiana. Pero no podía aceptarlo sin más, ya que yo era "racional". Bueno y también porque me convenía no creer. Y eso es, como siempre lo principal.  

Cuando abandoné mi pueblo, empecé a alejarme de la iglesia. Eso de confesar los pecados era muy duro hacerlo delante de alguien que no conocía. Luego entré en la universidad (lo pongo con minúsculas)  donde toda estupidez tiene su acogida. Me hice amigo de comunistas anticristianos, valga la redundancia. Estudié una carrera de ciencias: Físicas. El principio de incertidumbre parecía que había salido de los textos de mecánica cuántica e impregnaba todo: el bar estaba lleno de miradas perdidas. Todo el mundo estaba perdido de una forma o de otra. Me alegré cuando acabé la carrera y nunca volví a entrar. Creí que esa actitud vital desaparecería en cuanto me alejara de la universidad, pero luego descubrí que la facultad era una caricatura exagerada de la vida en la calle. 

Por supuesto, la vida del hombre moderno que se ha emancipado de la "caspa de la religión" es una búsqueda sin fin y sin descanso. Leí mucho y seguí las modas ideológicas como todo el mundo, aunque no caí en la ilusión utópica, que me parecía muy infantil y poco seria. Además era constitucionalmente conservador. Aunque me relacionaba con izquierdistas, lo cual era inevitable, me provocaba espontáneamente el pavor o la risa cualquier majadería de izquierdas. Pero quería saber por qué. Quería entender a la gente y a mi mismo, porque me sentía aislado. Creo que tengo cierto grado de autismo y esa falta de conocimiento intuitivo de las personas es la que me forzó a entenderlas racionalmente.

De aqui en adelante, cuento como me acerqué cada vez más a un cristianismo difuso y luego al catolicismo, así que estas ideas no siguen los dogmas católicos, pero llevan a ellos, por lo que pido perdón y paciencia a los católicos.  

Ese deseo de entender me llevó a la llamada "teoria de la evolución" aplicada al Ser Humano, la Psicología Evolucionista. De lo cual este mismo blog da cuenta. Normalmente los evolucionistas que estudian al ser humano se interesan por aspectos como la conducta sexual, la belleza, el amor etc. Pero había aspectos mucho más interesantes como la moral, la filosofía y la religión que podían ser considerados desde el punto de vista evolucionista, como mecanismos mentales necesariis tanto como los otros, más básicos.

Esos aspectos eran mas interesantes para mi porque son mucho mas despreciados y desconocidos, o incluso combatidos por los modernos.  La PE postula que el ser humano como cualquier animal es producto de la evolución, y , como cualquier animal, sus conductas tienen una base instintiva, específica de cada especie, que varía con el ambiente, pero siempre con el objetivo de responder a ese mismo ambiente de manera que el resultado sea la perdurabilidad del individuo y de su descendencia que en ultimo término, para seres sociales como nosotros, depende de la perdurabilidad de la sociedad para ello, los mecanismos mentales transmitidos a las generaciones siguentes son aquellos que funcionaron en el pasado. la teoría de la evolución es un término deliberadamente engañoso e ideológico. En realidad debería llamarse teoría de la tradición.

Esa era una fuente poderosa para obtener hipótesis acerca de la naturaleza humana: Si conocemos el ambiente, es decir las circunstancias en que han vivido los hombres y sus antepasados, podemos saber que conductas son las que hubieron sido seleccionadas, que son las que nos han legado, de la misma forma que la mano prensil es heredada de los antepasados arbolícolas. Pero no es solo la conducta lo que se molderaría por la selección natural, es la misma constitución de la mente, es decir, es el alma o la parte más cognoscible de ésta la que estaría conformada por la selección natural: las intuiciones acerca del bien y del mal, la percepción estética: que es lo bello y lo feo. Y también la religión. Eso comprende todo lo mas elevado y lo mas bajo de la condición humana.  Me interesaba lo primero. Entre otras cosas, los universales: el bien, el mal, la belleza, la divinidad,  los grandes conceptos que son los que al final del día mueven a aquellos que mueven el mundo. O al menos eso pensaba y eso me proponía.

Me propuse estudiar a aquellos que por primera vez estudiaron en si mismos, esas nociones: Esos eran los filósofos griegos y los fundadores de religiones, porque en ellos estaba sin distorsión la introspección pura. Después,  esas nociones las cotejaba con su valor adaptativo. De esa manera podría establecer la validez de la PE y si ésta tenía que decir o no algo acerca de la filosofía y la religión. Había una coherencia firme entre todas las grandes religiones y filosofías antiguas en cuanto a los universales que consideraban y su valoración: el amor es bueno, el odio malo, la envidia mala etc. No así entre las pequeñas antiguas ni tampoco entre las modernas.  Esas nociones y sus valoraciones universales eran muy entendibles a la luz de la selección natural.  Las valoraciones morales de los conceptos que favorecían la supervivencia  y la reproducción  prevenían de la desintegración personal y social eran buenas, mientras las que lo favorecían envidia, robo, odio etc eran malas. No era extraño que cuanto mas mayoritaria y exitosa era una religión, mayor era la concordancia. Así por ejemplo, no es de extrañar que las sectas gnósticas del siglo I que consideraban que la reproducción era un mal, desaparecieran., y que la única secta gnóstica que no lo consideraba así, aún exista aunque muy minoritaria. Son los mandeos.

Eso a grandes rasgos. Pero ¿Que habia de los detalles? De menor a mayor grado de concreción había estas preguntas:  ¿Que hay detrás de la llamada de la religión? ¿Que hay de los dioses? ¿o de Dios? Que hay detrás de los sacrificios? ¿Por qué los sacrificios están detrás de toda civilización y aparentemente no lo están en la civilización moderna?. Pero al mismo tiempo, ¿Que explica las matanzas de la era moderna? ¿Que explica la extensión como la pólvora del cristianismo perseguido por el imperio Romano? ¿Por qué Cristo llama y transforma a muchos hombres? ¿Que significado tiene el sacrificio de Jesucristo según la teoría de la selección natural?  Si la PE es cierta, tiene  que dar alguna pista, si no explicar,  todo esto.

Al mismo tiempo me interesaba mucho el poder dar una explicación naturalista de todo ello con el fin de ayudar a otros.  Si demostraba que los valores universales y tradicionales eran imprescindibles para la supervivencia y no tenían alternativa posible, entonces habría un arma contra el odio revolucionario y la posibilidad de nuevas matanzas o simplemente contra la pobreza y destrucción generada por la equivocación antropológica del socialismo o del nacionalismo, pero también contra el vacío existencial que viví en la universidad que me dolía ver en otros. En realidad los mas vociferantes son los que mas ayuda necesitan.

Luego me di cuenta de que no hacia falta tanta parafernalia científica si se tiene sentido común. pero es precisamente el sentido común el que ha sido enterrado por la era moderna, por lo cual hay que recurrir a complicados razonamientos para llegar a lo evidente. Parte del arsenal de la PE es la teoría evolucionista de juegos. Todo gira en torno a los sacrificios y la explicación es árida: la selección natural produce individuos que hacen lo posible por su propia supervivencia y reproducción, pero también hace asociarse a éstos en unidades mayores para colaborar y hacer frente mejor a los problemas del ambiente, entre otros, la amenaza de otros individuos de la misma o de distinta especie. Dentro de la unidad mayor, para que funcione se necesitan cosas básicas para que la unidad perdure: cada individuo debe estar mejor dentro que fuera. no debe aprovecharse de los favores de los demás y largarse. debe tener incentivos para seguir dentro del grupo y colaborar. Dentro, no debe hacer daño a otros. De lo contrario, el grupo no será operativo. Encontré que debe haber un sistema de  sacrificios.

Por qué? porque un sacrificio es una inversión más o menos grande que solo tiene significado dentro del grupo en el que se hace. Si nos vamos del grupo, tendremos que empezar de cero en otro. En caso de que nos admitan. Y el ser humano necesita una sociedad. El sacrificio visible asegura la lealtad y la perdurabilidad de la sociedad. 

Todos estamos continuamente exigiendo sacrificios a los demás. En la pareja, en el trabajo, en la calle. Los necesitamos para comprobar la lealtad de los demás y sentirnos seguros.  También para identificarnos en grupos y sub-grupos con lazos de cooperación mas o menos intensos. Los que están delgados desprecian a los gordos y viceversa. Para el otro, no hacen el tipo adecuado de sacrificios: comer poco o exponer sus lorzas. El que hace deporte desprecia a los que se mete por el cuerpo el Ulises de Joyce. Esta fragmentación puede llegar a la desvertebración o al conflicto si los lazos que unen a los grupos entre si no se refuerzan a su vez por sacrificios comunes.

 Ese es el gran abismo y el gran pecado del gran separador, es el Mal en el mundo. Nunca estamos hartos de los sacrificios de los demás por nosotros o por nuestro grupo. Siempre necesitamos mas. Las civilizaciones socializan la confianza mediante la religión y los grandes sacrificios públicos. De esa forma disminuye la incertidumbre en los pequeños grupos que lo forman.  Si la religión de la sociedad a la que se adhieren sus miembros, determina que el que abandone a su pareja o el que robe es castigado,  entonces disminuyen las exigencias de visibilizar con sacrificios la lealtad dentro de la pareja el uno al otro o entre  dos personas que hacen un contrato de trabajo, porque son asumidas y enforzadas política y religiosamente. Así los sacrificios públicos crean certidumbre dentro de la sociedad. Por supuesto esto no agota el significado de la religión. Es solo un aspecto de ésta.

 Por qué aún con un sistema político  que fuerza esa legalidad son necesarios los sacrificios? porque el sacrificio también asegura la lealtad de los que tienen la labor vital de hacer cumplir esa legalidad  y mostrar también su lealtad.  Y de facto, siempre esos servidores son los primeros a los que se les exige cumplir con dichos preceptos religiosos. Sin esa tremenda inversión del sacrificio, el juez o el policía o el político pueden perfectamente aliarse para robar a los demás mientras la sociedad se destruye a si misma y desaparece. Si y solo si la sociedad perdura el policia, del juez o del politico  consiguen que resarcirse de sus sacrificios y obtener un beneficio.  En las sociedades primitivas, con el sacrificio individual y público, el poderoso rinde un gran precio, un precio mayor que los privilegios que recibe, de manera que solo si la sociedad perdura con su trabajo, a la larga, él y los suyos tendrán un fruto positivo. Solo así los demás conceden el privilegio de la autoridad de la cual deriva la legitimidad política. Sin eso no hay confianza, ni legitimidad, es decir, no hay sociedad política.

A aquel que se le ha concedido el poder porque ha sacrificado un hijo en una guerra contra el enemigo o en un altar de sacrificios, no le compensa robar. No ha hecho tal sacrificio para robar unos kilos de oro.  Solo si mantiene la ejemplaridad, a la larga puede tener fruto ese sacrificio, de cuya ventaja quizá gocen sus hijos. Esa elección de los ejemplares cuyo sacrificio es proporcional a su responsabilidad es una estrategia estable, es un equilibrio de Nash en el que todos tienen incentivos para permanecer en la sociedad obedeciendo y haciendo cumplir las normas que la hacen operativa y beneficiosa para todos, mientras se minimiza la necesidad de sacrificios diarios entre las personas y disminuye la delincuencia interna.

Obviamente esa no es la situación en la que estamos ahora. Lo que sucede cuando la sociedad pierde esta estructura pre-politica y religiosa que la sustenta, es el regreso del abismo separador entre las personas, la desvertebración y la corrupción del poder.

Pero si  los conflictos entre las personas cuando ha desaparecido la religión organizada es enorme, asimismo en las sociedades y religiones primitivas el coste es asimismo enorme: conlleva inevitablemente los sacrificios humanos, como he puesto en el ejemplo extremo de arriba. La sociedad desvertebrada es una sociedad sin confianzas mutuas, de todos contra todos o que va camino de ello. Por tanto la violencia aumenta inexorablemente. Y para hacer frente de forma organizada a la violencia, se forman coaliciones de bandos enfrentados, cada uno de ellos unido por exigencias mutuas.

Cuando toda confianza ha desaparecido y tu grupo te defiende de la amenaza de muerte de otro, la única exigencia posible es la de tu disposición a matar y ofrecer tu propia vida o la de los tuyos por el grupo. Si no es así el grupo no sirve para el problema que tiene que resolver. Si no exiges la disposición de ofrecer su vida a los demás, lógicamente no te pueden defender de la amenaza de muerte cuando el problema de que se trata es de matar o morir. Para demostrar tu disposición y valor, tienes que demostrar que puedes matar y ofrecer tu vida. Lo exigirás y te lo exigirán. Esto es típico de las sociedades mas primitivas, pero también de las sociedades que han perdido su religión  tradicional, se des-vertebran y recrean otra vez en su seno las estructuras primitivas. Es el caso de la modernidad con sus grupos revolucionarios terroristas, sus tribus juveniles asesinas, sus mafias de todo tipo. Por eso entre una sociedad sin religión y una con una religión primitiva  no hay una gran diferencia. El nacionalismo desvertebrador, el sectarismo politico y la bravuconería agresiva de esas sectas políticas, producidas por el miedo, la incertidumbre pero también por el ansia de poder por medio de la agresión son tan producto de esta epoca sin religión como las bandas juveniles o las mafias. Son producto del Gran Separador, etimológicamente el Diabolos. el Diablo. Y el gran pecado, la desesperación ante la incertidumbre y su consecuencia, el otro gran pecado, la soberbia, la exigencia de sacrificios.

Esa soberbia tiene una consecuencia: la gnosis, el intento de salvación por el conocimiento. En su desesperación, el nombre, ignorante, se agarra a cualquiera que promesa el conocimiento de eso que le haga salir de esa desesperada incertidumbre, lo cual es imposible dada la naturaleza intrinsecamente ignorante del ser humano. Se abraza a los adivinos a los magos. Lo estamos viendo otra vez. Tambien se abraza a los líderes de pandilla urbana, lideres políticos que dicen que saben como salir adelante, a cualquier tipo de charlatán. Se abrazan  al diablo, en resumen; El relato del Génesis habla del deseo del Hombre de escapar a esa ignorancia intentando saber lo que el hombre no puede saber, yendo mas allá de Dios, saber lo que Dios sabe para ser como Dios, es decir, tener el poder de Dios. Ese pecado de soberbia tuvo como consecuencia la caída.

La consecuencia de la gnosis son los sacrificios -en último término humanos- cuando el paraguas de confianza que crea la fe en el Dios creador ha sido totalmente arrasado por los sectarios.  Porque los líderes, magos y sus seguidores exigirán sacrificios.  La desesperación lleva a la soberbia, la soberbia a la gnosis y la gnosis lleva a los sacrificios, que en ultimo término son sacrificios humanos. Dejo como un ejercicio al lector que descubra cual es la soberbia, el tipo de gnosis y los sacrificios humanos de cada época. Incluida la actual. No es tan difícil.

He querido demostrar que siguiendo un razonamiento puramente materialista darwiniano (que a mi también me repugna pero es necesario) se llega a la misma conclusión: El ser humano tiene una naturaleza caida, ignorante y en lucha entre esas dos tendencias, resultado de su misma naturaleza ignorante, y cuanto más intenta afirmarse en si mismo, mas agudiza ese conflicto hasta hacerse daño a si mismo. El egoismo excluyente no se puede ejercer sin la destrucción de si mismo, de su necesidad de querer y ser querido y ser un bien para los demás. Por eso el egoísmo es autodestructivo. Socialmente, el egoismo se manifiesta en forma de sectarismo, que son asimismo destructivas de sus miembros y de la sociedad en la que están.

Que significado tiene el sacrificio de Jesucristo? Jesucristo es el gran unidor, el que se manifiesta como hermano que da la vida por nosotros. Es el sacrificio definitivo del Dios-hombre que restaura nuestra naturaleza caída, que viene al corazón de todos y cada uno a restaurar la confianza, a detener la soberbia, la desesperación y esa necesidad de sangre de sacrificio, y acaba esa división en sectas que se odian. Jesucristo es el sacrificio definitivo para todos los que creen en él. Ya no será necesario que sigas buscando el conocimiento que te de la confianza  definitiva, porque no existe, es imposible.  O mejor dicho, si existe. Es Él. Es el Camino, la Verdad y la Vida. Porque Alguien que te da eso, es realmente el único camino verdadero, la única verdad última posible y la verdadera vida.

Pero seguir su camino se me hacia imposible. Tenía mucho a mis espaldas que me decía que no podía hacerlo. Conocía el perdón que Dios concede a todo hombre que se arrepiente de sus pecados, pero no me consideraba capaz de llevar una vida cristiana sincera. Hasta que conocí la doctrina católica de la Gracia, gracias a los escritos del padre Iraburu. El hombre solo no puede pero aceptando a Cristo y pidiendo a dios la Gracia, el hombre, por la Gracia de Dios es capaz de sobreponerse. Es al fin y al cabo consecuencia de la redención de Jesucristo. Pedí a Dios la luz para cumplirla. No puedo decir que ya soy un buen cristiano. Me falta mucho, pero parte de mis pecados que creía imposibles de evitar han desaparecido. Gracias a la confesión y la comunión descanso en Cristo. No tengo incertidumbres ni miedo al futuro, confío en los demás y los demás confían en mi. Las canciones que se cantan en la Iglesia que al principio me parecían absurdas: "Nada te turbe, nada te espante, quien a dios tiene, nada le falta" han cobrado realidad en mi. Y deseo para los demás sinceramente la misma conversión. Aunque debo confesar que muchos aspectos de la misa nueva me parecen demasiado femeninos para mi gusto. También me influyó mucho Santo Tomás de Aquino y la doctrina escolástica sobre la libertad, que se puede leer al comienzo del libro de Donoso Cortés "ensayo sobre el catolicismo, liberalismos y socialismo" que es mucho mas sofisticada y completa que el concepto vacio y moderno de ésta.  Entendida como la unión del conocimiento de lo que es bueno junto con la voluntad para llevarlo a cabo. ¿Acaba siendo libre el que elije su propio mal por ignorancia o por pereza? evidentemente no. Se necesita conocimiento y voluntad para mantener o alcanzar la libertad.

Como compaginé esos razonamientos materialistas con la fe en Cristo y la Iglesia? Eso es algo que está en proceso tanto en mi entendimiento como en el de todos los creyentes católicos, que por razones teológicas debemos aceptar la compatibilidad de fe y razón, ambas bien entendidas. El aspecto materialista es simplemente una visión incompleta, pero es lo que la Iglesia siempre ha llamado Revelación natural, que es complementaria de la Revelación escrita. A través de la ciencia bien entendida, el hombre llega a conocer en parte, la providencia divina. muchas veces por medio de analogías. De la misma forma que la Revelación escrita se vale de analogías y parábolas para transmitir su mensaje.  Dios nos dio la razón, pero no pudo hacernos con un alma no adaptada a la realidad del mundo en el que el hombre, con su naturaleza también animal, vive. Eso que vemos los seres ignorantes y temporales como "evolución", para Dios no es tal, porque para Dios el tiempo no existe. Pero partiendo de la idea de que Dios quiso hacernos un alma a su imagen y semejanza, pero adaptada a una naturaleza animal después de la caída, podemos deducir cosas importantes acerca de su providencia para con nosotros mismos. Una de las cosas reveladoras que encontré es que los primeros humanos que practicaron introspección de los cuales tenemos escritos, los filósofos griegos, encontraron que los conceptos de Ser, lo Bello y la Verdad convergen.  Para Santo Tomás, el ser es uno, verdadero, bueno y bello. Pues bien por razonamientos que valdrían para el mas escéptico, por razonamientos de teoría de juegos, se llega a la conclusión de que para la mente humana la verdad, lo que es bueno bello y en último término, lo que existe, debe converger. Así que el camino la verdad y la vida son en definitiva, la misma cosa. Pero eso para otro articulo.

Así que cada uno elije el camino, la verdad y la vida que lleva a algo o a la nada. Tu eliges. Yo ya lo he hecho. Dios nos ha hecho libres y para ello era necesario el permitirnos elegir el resistirnos a Él. Pero resistirse a Él no es la libertad, sino lo contrario.



9 comentarios:

  1. http://etrusk.blogspot.com.es/2014/12/exodos-una-interpretacion-en-terminos.html

    ResponderEliminar
  2. Muy interesantes sus reflexiones.

    El Dilema del Prisionero iterado demuestra que los comportamientos "cumplidores" son evolutivamente favorables frente a los "defraudadores". La estrategia más rentable es no defraudar hasta que uno es defraudado (tit for tat, toma y daca), o si uno introduce la posibilidad de errores (ruido), la de no defraudar hasta que uno es defraudado dos veces. Curiosamente las estrategias más complejas, como la que es cumplidora en general pero a veces trata de engañar al otro, acaban funcionando peor si hay un núcleo de jugadores tit for tat. Las que son impredecibles o las que engañan o perdonan siempre, independientemente de la conducta del otro, se extinguen rápidamente. Esto daría una explicación natural a la ética; la ética es rentable para la especie, aunque exija sacrificios del individuo.

    El cristianismo va más allá, con sus preceptos de ofrecer siempre la otra mejilla o la de perdonar las ofensas setenta veces siete, tan difíciles de cumplir; recordemos recientemente a nada menos que el Papa Francisco diciendo que daría un puñetazo a un íntimo amigo si le mentase a su madre (¿que haría con un enemigo, se pregunta uno al oírlo?). La Ley del Talión; ojo por ojo, diente por diente, que en un principio ejerció una influencia moderadora (respuesta proporcional, del mismo orden que la ofensa, no una venganza desatada; una vida por un diente, el exterminio de la tribu del asesino por una muerte, ...), es mucho más fácil de racionalizar. De hecho, es a lo que parece conducir las simulaciones por ordenador inspiradas en el Dilema del Prisionero iterado. Así que a diferencia de la ética laica (que incluye el altruismo), la Fe en Dios en general y el Cristianismo en particular, es un regalo de Dios, sin explicación racional.

    Pero el cristianismo en particular tiene otros problemas ante los cuales solo cabe la humildad y el reconocer que no los entendemos y pese a ello creemos. A ver que opina usted de esto: como científico de carrera, aunque luego abomine de sus experiencias en la Facultad de Físicas, supongo que admitirá que la probabilidad de que la especie humana sea la única racional en el Cosmos es muy pequeña. Un maravilloso Universo con cientos de miles de millones de galaxias, muchas de ellas con cientos de miles de millones de estrellas, la mayoría con planetas y bastantes de ellos en la zona favorable para la vida, en el que la especie humana fuera la única en alcanzar la inteligencia parece un enorme desperdicio. Pero entonces, ¿como entender el interés de Dios por un planeta insignificante como la Tierra? ¿Y no un interés cualquiera, sino hasta el punto de que su propio hijo se encarnara en un hombre y muriera en la cruz?

    ¿Las demás posibles especies inteligentes no necesitaban Redención? ¿Cristo las redimió a todas? ¿Cual es la razón de esa especial relación de Dios con la humanidad? ... Cada vez que el hombre se ha creído algo especial: la Tierra centro del Universo, el Sol algo excepcional, la Vía Lactea una galaxia especial, ... la experiencia ha demostrado que se equivocaba. ¿Por qué su relación con el Dios Creador de todo el Universo debería ser privilegiada?

    Le aseguro que mi intención no es crearle dudas. Todo lo contrario: si usted o cualquier otro lector pudiera ayudarme a disipar las mías le estaría muy agradecido. En caso contrario, solo nos queda la humildad: reconocer que el que algo no se entienda no lo convierte en falso (algo de lo que ya hablaba San Agustín respecto a la Santísima Trinidad). Yo tengo otro ejemplo actual: la mayoría de la gente (incluidos muchos físicos y por desgracia bastantes profesores) no "entiende" la Mecánica Cuántica. Y sin embargo ésta parece ser la mejor aproximación disponible a la descripción de la Naturaleza. La naturaleza, designios y relaciones de Dios con el hombre son temas mucho más complicados; ¿por qué habríamos de entenderlos? Sin embargo, Dios depositó en el alma del hombre el deseo de entender las cosas y es inevitable hacerse preguntas.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola espectador:
      Buen razonamiento.

      La revelación para los hombres no quita la revelación para otra vida inteligente que exista en otros planetas y su propia redención. Ahora bien, bajo la fe cristana es dogma que Dios nos creó a su imagen y semejanza lo cual quiere decir que la demás vida inteligente, si este dogma es cierto, su alma debe ser también a imagen y semejanza de Dios, independientemente de su cuerpo físico. En definitiva, serian seres humanos en un sentido muy amplio del término. Eso no es algo descabellado ni va contra una creación divina y tampoco contra una creación divina por evolución, porque, contra lo que se cree, la selección natural no produce formas arbitrarias sino que tienden a un óptimo, que podría considerarse un modelo, que en el caso de la mente se puede considerar que es a imagen y semejanza de la mente de Dios.

      Tu ejemplo de la paradoja del prisionero es válido para cualquier mente inteligente de cualquier planeta y ese criterio inmutable sin duda interviene tanto en la creación de una mente por la inteligencia de Dios como si Dios ha usado la selección natural para crearla. En ese sentido es indiferente si la mente humana ha sido creada poco-a-poco o en un solo acto creador por parte de Dios (en definitiva para Dios ambas cosas son lo mismo, porque en Dios el tiempo no existe) En cualquiera de los dos casos, existen limitaciones como el dilema del prisionero a la hora de crear un alma inteligente. Santo Tomás de Aquino dijo que Dios puede por medio de un acto creador, llevar a la existencia cualquier cosa siempre que esté ausente de contradicciones. No porque Dios no puede crear lo que quiera, sino porque si lo creara con contradicciones contra sus propias leyes, eso no sería propio de Dios.

      Lo que quiero decir es que muy bien puede ser el caso que exista una sola forma esencial posible de alma inteligente, que tiene que ser a imagen de Dios ya que Dios es inteligente. Y si existe vida racional en otros planetas ha de ser esencialmente, a imagen de Dios, y por tanto , esencialmente humana.

      Yo ahora a las dudas sobre vida en otros planetas no les presto la consideración que le daba en su momento. Es demasiado poco lo que sabemos y para nada está claro que la materia y su evolución sea algo primario. Puede ser perfectamente una ilusión , como se puede derivar de las últimos modelos del universo, que postulan una naturaleza esencialmente matemática y no física. Y de hecho una teoría de la percepción que parta de la teoría de la evolución lleva a la paradoja de que la percepción de los fenómenos físicos son ilusión en el sentido de que no dicen nada de como es la realidad externa, que puede ser muy bien, matematica. como dijo Konrad Lorentz los a priori Kantianos son producto de la evolución, que es mas o menos decir lo mismo.

      Eliminar
    2. No es tan preocupante para mi la existencia de otra vida inteligente como las cuestiones metafísicas. La realidad es en su totalidad algo creado por nuestra mente que la percibe no hay duda de ello si se tiene seriamente en cuenta la selección natural. Es decir el naturalismo se destruye a si mismo como punto de partida si se lleva con seriedad. La ontología, pero también la epistemología, el mismo concepto de conocimiento y verdad se convierten en lo contrario de lo que pretenden los que quieren una liberacion gnostica del ser humano mediante el rechazo del DIos teista y sus leyes. Porque las leyes, mal que les pese, siguen existiendo. y esas leyes dicen lo que es verdad y lo que no lo es.

      En un post especulaba acerca de esta pregunta: ¿que tendría que tomar como Verdad unos robots distintos (no clones) creados por un programador para que esos robots pudieran colaborar para resolver problemas?. Era una especie de metáfora de los seres humanos en un mundo "caido".

      https://groups.google.com/forum/?fromgroups=#!topic/everything-list/OxWk4otaaec

      Mi conclusión es que esos robots tendrían necesidad de una forma de sacrificios.

      El problema es que el mundo moderno vive con apego a una realidad material fruto de ideas científicas y filosóficas de hace 100 años que todavía no se ha dado por enterado de la nueva fisica, la nueva matematica, la nueva filosofía, la nueva psicología, pero sobretodo no se ha dado cuenta en su soberbia, de lo poco que sabemos.

      Eliminar
    3. Hola, Alberto.

      La probabilidad de que exista vida en otros puntos (incluso vida basada en otros disolventes como el metano líquido del satélite Titán en vez de agua, cosa que se está considerando actualmente) la estimo próxima a la certeza. La de que exista vida inteligente en otros puntos (bastaría un planeta por Galaxia para que hubiera cientos de miles de millones de ellos) la considero también muy alta. El hecho de que si están muy separadas las especies inteligentes no lleguen nunca a ponerse en contacto durante su etapa tecnológica, tampoco me presenta problemas; para Dios no hay distancias ni tiempos. No tengo ninguna dificultad para aceptar que otras especies inteligentes tengan también un alma inmortal a imagen de Dios y no me importaría llamarlos humanos aunque sus cuerpos fueran muy distintos de los nuestros.

      Mi problema estriba en que la Encarnación de Dios se produjo en la Tierra. ¿Qué es lo que hace excepcional a nuestro pequeño planeta? ¿Por que el Hijo se hizo carne precisamente aquí? ¿Somos la única especie que necesitaba la Redención? ¿O bien el sacrificio de Cristo salvó a todas las especies inteligentes del Universo? Y en tal caso, ¿por qué fuimos los elegidos? ...

      Hasta ahora, todas las veces que nos hemos creído el centro del Universo nos hemos equivocado. ¿Por que habríamos de ser excepcionales en este tema tan importante?

      Si yo fuera miembro de la Academia Vaticana de las Ciencias, estaría muy preocupado por este tema.

      Eliminar
    4. Hola Espectador: para mi eso no es un problema tan grande como otros . Ya te digo arriba que si existe vida inteligente, es probable que tenga que ser a imagen de Dios, que esos seres inteligentes viven en un mundo caido, que necesitan una redención (que les libere de su naturaleza caida, es decir de su incertidumbre que les arrastra al mal y los sacrificios), que el hijo de Dios puede haberse reencarnado perfectametne en su propio planeta y han recibido su revelación. Es perfectamente posible.

      Eliminar
    5. Hola, Alberto

      Esa es una posibilidad. Múltiples Encarnaciones y Redenciones. Pero tiene otros problemas; Cristo, además de Hijo de Dios, era hombre, con un cuerpo de hombre, que además fue resucitado. ¿Hay al lado del Padre y del Espíritu Santo una segunda persona, el Hijo, con múltiples cuerpos de distintas especies inteligentes? ¿Millones de cuerpos distintos? Si no fuera una blasfemia insinuaría que el Cielo parecería un Zoo, pero me arrepiento inmediatamente de haber pensado esta imagen.

      La otra opción es que el hombre es realmente especial y único. Esto va contra toda la evidencia histórica. Por cierto, estos problemas teológicos tienen precedentes: San Agustin aceptaba que la Tierra fuese esférica, pero no creía que hubiera hombres en las antípodas, porque ¿como podrían ser descendientes de Adán y Eva si el gran Oceano los hacía inalcanzables (como ahora la separación entre posibles planetas habitados)? Y otros teólogos cristianos lo negaban porque la imposibilidad de evangelizarlos entraría en contradicción con el mandato Universal a la Iglesia.

      Ha sido muy interesante este intercambio de ideas. Para acabar con otro tema menos conflictivo, le envío dos referencias al supercúmulo de 100000 galaxias al que pertenece nuestro cúmulo local:

      http://es.wikipedia.org/wiki/Laniakea

      https://www.youtube.com/watch?v=rENyyRwxpHo

      El youtube que le incluyo en particular es espectacular. Y Laniakeia es solo uno de los múltiples supercúmulos (millones). Cerca de él está otro de semejante tamaño: Perseus-Piscis. Nuestro grupo local está cerca de la frontera entre ambos, pero los movimientos recientemente medidos demuestran que pertenece a Laniakeia.

      Esta grandeza del Universo no debería ser un obstáculo sino un estímulo para admirar la obra de Dios. ¿Quien desearía un Dios pequeñito, restringido a un planeta insignificante como la Tierra, cuando sus maravillas son tan increíbles?

      Como antiguo físico (aunque no esté muy orgulloso de ello) confío en que esto le guste. Yo también soy físico (jubilado). Si desea contactarme diréctamente, puede hacerlo en el e-mail que figura en mi cuenta de WordPress.

      Afectuosos saludos.

      Eliminar
    6. Vaya no había visto este último comentario. Así que no respondí. Yo creo que la Revelación, ni la natural ni la escrita es toda la revelación, sino lo que DIos ha querido revelar en cada momento. En la tradición de la Iglesia está la idea de que la revelación se va descubriendo poco a poco, aunque los dogmas son inmutables, no quita para que se conozcan nuevos aspectos. Encantado de hablar contigo. Un abrazo.

      Eliminar
  3. Con lo de que la realidad es una ilusión, que suena muy frívolo, quiero decir que la materia es una ilusión o tan ilusión o realidad como las esencias aristotélicas. Eso por un lado resta protagonismo a la pretendida materia y brinda realidad a la metafísica. Un realismo aristotélico-Tomista entonces sería la mejor filosofia para tratar lo que existe, es decir lo que el ser humano considera a lo largo de su existencia. la realidad estaría e la mente de los hombres y las esencias en la mente de Dios. La fisica y la metafísica estarían en pie de igualdad. Esto son solo cosas a vuelapluma sin ningun rigor. Pero dice a las claras que mis intenciones no son revolucionarias, sino apegarme a la tradición católica.

    ResponderEliminar