viernes, 10 de octubre de 2008

La nueva guerra de religión

Quizá todo relativismo es temporal. Quizá en toda revolución, antes de eregir un nuevo Dios absoluto, se ha pasado por un periodo de relativismo. Los partisanos necesitan siempre esparcir la duda para facilitar el triunfo de su propio Ídolo. A partir de los años 60 los progres tomaron las calles, los centros de enseñanza y los medios de comunicación. El instrumento para la destrucción de la sociedad era el ateísmo, el determinismo cultural, el relativismo moral, y cierto Marxismo difuso, todo ello apoyado en la teoría de la Evolución (así lo llamaban y lo llaman). 

Estaban los progres en sus universidades muy preocupados por Darwin. Darwin era un producto del liberalismo del siglo XIX, osea un facha, su teoría de la selección natural incluía un paso, la selección, la supervivencia del mas fuerte, que era como un muro en el que se estrellaba toda utopia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada