jueves, 17 de junio de 2010

Inmoralidad en la crisis económica

......

Es también inmoral una ley del suelo, como la española, que mantiene el metro cuadrado de desierto más caro del mundo, gracias a que concede a los ayuntamientos poderes casi soviéticos de planificación sobre propiedades y precios. Con ello se mantiene la peor de las plagas inmorales del país: un cacicazgo de politicuchos, chorizos conseguidores, concejales de urbanismo, jueces y periodistas corruptos y demás amiguetes. Es inmoral que un pueblo, el español, esté de acuerdo en mantener esa ley por razones tan obtusas como: "Es que mi casa se ha revalorizao una barbaridad".

Gran parte de lo anterior es consecuencia de la pereza intelectual que lleva a una forma de egoísmo cegato y cómodo que consiste en sólo querer darse cuenta de lo que uno ve y le interesa en cada momento y no en lo que interesa a uno mismo y a todos a largo plazo. Eso es inmoral. Es pereza de ese tipo, y es inmoral, el buscar lo más barato como comprador y poco después, como trabajador, creer que uno tiene derecho a aumentos de sueldo automáticos, independientemente de cómo vaya la empresa. Por lo mismo es inmoral no querer tener hijos y al mismo tiempo creer que uno tiene derecho a jubilación pagada por las futuras generaciones.

.......



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada