martes, 15 de febrero de 2011

La hiperinflación, inevitable cuando mandan los deudores

La hiperinflación es algo inevitable cuando los deudores son los que forman la élite en el poder: ya sean politicos demagogos y (por tanto) gastones o financieros (dicen que) demasiado gordos como para quebrar (y los saben) o grandes empresarios-politicos que dirigen sus empresas para su engrandecimiento personal como si fueran clubes de futbol o banqueros centrales convertidos en fontaneros de los políticos... Cualquier forma de colusión de la política con la economía genera deudores y demagogos que viven a cuenta del contribuyente.

Una de las "ventajas" del sistema financiero actual y de la democracia es que, no solo se pueden imponer unos impuestos que asustarían a un siervo de la gleba, sino que también se puede saquear a las futuras generaciones; Carlos V y Felipe II tenían que encontrar líquido casi inmediatamente para sus campañas o para pagar los préstamos a riesgo de quebrar, pero ahora una hijo de puta demagogo..., o para ser mas exacto, una generación entera que se ha querido creer esa demagogia, pueden endeudarse a cuenta de sus hijos y nietos. Cosa que era imposible en el pasado.

Por que?. Porque los prestamistas saben que por mucho que se endeuden, hay mecanismos para cambiar a los gobernantes, reconducir la economía, refinanciar la deuda y esclavizar a las siguientes generaciones para que paguen religiosamente por lo que (no) hicieron sus padres/abuelos. Y la inflación es el modo que tienen los deudores en el poder para robar a los prestamistas, destruyendo de paso el el poco tejido productivo y la confianza que quedan, dejando a las siguentes generaciones un poco menos de deuda, y un gran páramo improductivo de lo que antes era una economía.

A cuento de un comentario privado de Humberto Vadillo:

Inflation is always and everywhere a monetary phenomenon, if we don’t figure out a way to exit QE (Quanitative Easing, inflación de masa monetaria) we will inevitably suffer double digit inflation. This is not an accident, it is as the Chinese have pointed out, the deliberate intention of policymakers in Washington and London to inflate away their debts. The cost of that policy will fall hardest on savers and pensioners who will be the collateral damage of this policy. It is entirely cynical of Mervyn King and Ben Bernanke to scaremonger by talking of a bogus threat of deflation…



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada