viernes, 27 de junio de 2008




En esta farsa de democracia, nosotros votamos y a continuación el elegido Gran Dictador de los Tres Poderes (0 cuatro) y sus enanitos de alquiler hacen temblar, en sus puestos de trabajo, hasta a las señoras de la limpieza de la última institución privada o pública. Es lógico que cada cambio de líder en el poder inicie un nuevo régimen, casi despótico. Estamos en el cuarto y probablemente último régimen pseudodemocrático desde que acabó el régimen franquista. Sería un insulto al mismo concepto de Democracia Liberal el llamar a esto democracia.

Del hecho de que ZP haya satisfecho las deudas para con los colaboradores del golpe de estado que le llevó al poder, depende el que este sea o no el último régimen de la llamada Transición.

Mucho me temo que ZP solo ha pagado la entrada, y para el resto, continuará subastando a su propia madre por trozos, una vez liquidada toda oposición. Excepto una aldea gala con emisora de radio.

Si transcurre la vida en esta sociedad-basura rendida ya de antemano. Por cierto, hace ya un mes que un magistrado del tribunal constitucional ha muerto en circunstancias desconocidas y hasta ahora nadie se ha interesado por saber de que murió o como lo mataron.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada